Ancud: Vivir sin gluten lejos del centro

unnamedPareciera ser que la mayor disponibilidad de alimentos industrializados, está, definitivamente, en el centro del país. ¿Cómo se enfrenta la enfermedad en una ciudad como Ancud, y con un niño celíaco?

Por Andrea Ibáñez Fabres.

Comenzamos a sospechar que algo pasaba.
Mi hijo tenía mucha diarrea, vómitos, distensión abdominal, dolor, gases, caída de cabello, desnutrición y anemia. Pasamos más de un año de médico en médico, sin diagnóstico.Ninguno escuchaba sus síntomas, o no nos pedían ningún examen.
En Ancud no hay gastroenterólogo, así es que tuvimos que averiguar dónde acudir en otra ciudad. 
Cuando por fin supimos lo que le pasaba a mi hijo y tuvimos un diagnóstico, la sensación fue de mucho alivio, pese a todo. Él tenía en ese momento, un año y 9 meses.Al principio nos sentimos muy perdidos por la falta de información y por no contar con alimentos aptos donde vivimos. La gastroenteróloga que lo diagnosticó, nos explicó en qué consistía la enfermedad y qué podía comer, pero la mayor parte de las cosas que he logrado o aprendido, ha sido por recetas que veo en Youtube o grupos de personas celíacas en Facebook.Es difícil de pronto, restringir algunas cosas que él quiere comer, decirle que no o verlo llorar por eso. Ahora ya se acostumbró y conoce sus alimentos, no pide cosas que no son aptas, y en casa cocino  lo mismo para todos, excepto sus fideos, y tiene una dieta que se basa en legumbres, verdura, frutas, y una leche especial que debe tomar.En el jardín se me hizo más complicado así es que opté por retirarlo. Le mandaba su comida, pero faltaba a muchas actividades porque no habían snack o cosas para compartir que fuesen aptas para él, y yo tenía que estar siempre presente.

Me ha tocado conocer el rechazo, por ejemplo, en los jardines, al decirme que es “muy complicado todo” cuando uno expone que el niño es celíaco.Mi hijo tiene ahora 3 años y 9 meses, y entiende todo perfectamente.
Sabe que no puede comer lo mismo que lo demás, pero tendrá su opción sin gluten, y también conoce las consecuencias de comer algo que no es apto.
Los niños son muy fuertes frente a cualquier problema de salud.
Lo más difícil es tener que escuchar a “profesionales” que no saben del tema, o a nutricionistas que desconocen lo que es una dieta sin gluten, problemas que he tenido, por ejemplo, cuando mi hijo ha debido estar hospitalizado.Espero que esto mejore algún día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s