Nuestro hijo celíaco

nota-leslie-castro
Leslie Castro Acevedo.

Cuando pensamos en tener un hijo, tratamos de tomar todas las precauciones posibles para tener, como todos esperan, un niño “sano”. El embarazo fue maravilloso, casi perfecto, ni siquiera el parto presento algún problema o dolor.
Finalmente, el 9 de enero de 2015 ¡nació un niño hermoso! Nuestro Renato.
A los 8 meses, Renato comienza a presentar rechazo a algunas comidas, su pancita se hincha, vomita todo, baja de peso de una forma alarmante. Consultamos varios médicos, no faltábamos a nuestros controles, pero nos decían que todo estaba bien.

Luego de varios exámenes, por fin nos dan un diagnóstico: de la forma más dramática posible la pediatra me dijo: “Fuerza mamita, su niño es celíaco”. Para una persona que no conoce la enfermedad la primera reacción es preguntarse ¿¿¿Qué es eso??? La verdad es que nadie nos explicó qué era, cómo tratarlo y los cuidados que debíamos tener. Leímos, investigamos, recorrimos todos los grupos en redes sociales y página de internet en donde hablaran del tema y pudimos ir comprendiendo que era lo que tenía nuestro bebé.

De a poco comenzamos a preparar alimentos que pudiera tolerar; ¡el pan fue nuestro martirio!

Era realmente malo, pero nada que no se pueda solucionar con un poco de práctica. A medida que pasaban los meses,  notábamos que habían desaparecido todos los síntomas, nuestro Rena subió de peso y tenía más energía. Las frutas y verduras no podían faltar en nuestra cocina y él es feliz comiendo eso.

Y así, paso el tiempo y llegó su primer cumpleaños. Ahora nuestra pregunta era ¿qué hacemos? No habíamos probado preparar bizcocho hasta el momento, el pan aun no resultaba y las galletas duraban el momento, porque después de un tiempo ¡se ponían como palo!

Lo principal era que tuviera su torta, así que su lela improvisó y algo parecido salió, con un sabor bastante bueno, pero después de cantar el cumpleaños feliz se desplomó por completo.

Durante el resto del año debimos improvisar en todo tipo de celebraciones, huevitos de pascua y pescado frito en pascua de resurrección, empanadas en septiembre, helados en verano y tantos otros.

Nada aun nos ha superado, hemos hecho que nuestro hijo se sienta como cualquier niño y como siempre, ¡seguiremos perfeccionando nuestras recetas libre de gluten!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s